cuentos3 cuentos1 cuantos2

Cuentos



Bienvenido a onlinecuentos.com, a continuación te mostramos un listado de los mejores cuentos de la red, con las que podrás llorar, reirte pero sobre todo disfrutar.

No olvides comentarlos o valorarlos para que así todos disfruten de los mejores cuentos.


Ordenar por
 Valuaci?n de inmueblesComo el cr?dito mercantil de una empresa, una casa aumenta su valor por las personas que habitan en ella; la luz que surge de todas las risas guardadas, el olor de los alimentos que de manera com?n se degustan y que le permiten captar a los visitantes porque la gente es como es.La herrer?a y forma en que se decoran las paredes son manifestaci?n de c?mo perciben el mundo quienes deambulan por cada espacio. El oculto valor de una casa est? en los recuerdos guardados e impregnados en cada tabique, en cada lugar donde los momentos dulces y tambi?n los amargos se sentaron cerca de las ventanas para estar disponibles cada vez que se necesite echar mano de la experiencia de vida.
 Kevin, el ni?o pose?doEs ?poca de oto?o, la mam? de Kevin tuvo que salir de compras y lo dej? en casa para que no se expusiera al aire y hojas que circulaban por el ambiente.Un fantasma entr? por la ventana cuando vio que el ni?o estaba solo. Se meti? por su boca y entonces le salieron alas y patas de pollo; comenz? a saltar entre los muebles hasta que con su cabeza hizo un hoyo en el techo, por ah? sali? y entre volteretas fue a dar hasta un naranjo.Por tanto movimiento, Kevin vomit? y entonces expuls? al fantasma. Con una voz horrible, el fantasma dijo: - Si dices algo de lo que ocurri? a tu mam? volver? por ti ?El ni?o corri? hacia su casa, acomod? todo en orden. Cuando su mam? lleg? le cont? todo, la extra?a voz del fantasma se escuch? otra vez: - ?No, no, no, te dije que no le contaras nada. El viento me destruir?! ?Por la ventana, Kevin y su mam? vieron como un remolino de aire desmoronaba un deforme cuerpo mientras se alejaba; deshaciendo los ?rboles que encontraba a su paso.


 Roc?o del amanecer y AzulRoc?o del amanecer y Azul son novios que trabajan en el equipo de Dios. Han sido asignados para estudiar un desierto y encontrar formas de sobrevivencia.Casi de madrugada, Roc?o del amanecer dej? caer algunas gotas de agua sobre los cactus. Le llamaron la atenci?n de manera especial aquellos que guardaban forma de esfera; con un cuchillo cort? a uno por mitad y pudo darse cuenta de que la carne ten?a bastante humedad y podr?a servir de alimento a alguien que cayera por ah?, aunque de sabor ?cido no era desagradable.Azul sac? de ra?z muchos cactus de la tierra y se dio cuenta de que la temperatura disminuy?. Cre? una zanja esperando llenar con agua al d?a siguiente.Antes de que el d?a se apagara encontraron una peque?a cueva, frotaron piedras hasta encontrar una chispa. Roc?o del amanecer retir? las espinas de un cactus, despu?s lo cort? en rebanadas y sacando una l?mina de entre sus cosas, las coloc? con sal al fuego para degustar. Azul comparti? queso, pan y agua. Despu?s de cenar, la noche los cubri? con un manto de estrellas mientras conversaban y los arrullaba un apacible sue?o.
 NuitUn problema surgi? en la tierra: Perversos esp?ritus entraban en las habitaciones de los ni?os y robaban su creatividad. Luego la llevaban a algunas empresas y convert?an sus ideas en juguetes que dejaban en los almacenes. Los encargados no sab?an c?mo justificar semejantes apariciones. Los ni?os no pod?an despertar para ir a clases por el cansancio que provocaban sus dise?os.Nuit, encargada de cuidar la noche; se dio cuenta de lo que ocurr?a y entonces rodeo al planeta con palabras m?gicas para que nadie pudiera entrar en la mente de los ni?os. Se burl? de los demonios enlazando canciones que escuchaban cada vez que intentaban entrar en el pensamiento de los peque?os, asustados los malvados huyeron hacia Jupiter.Nuit dej? caer por todo el mundo, una lluvia de caramelos y juguetes.Al amanecer, los ni?os fueron a la escuela y con gusto tomaban los regalos que encontraban a su paso.


Páginas: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | Siguiente